El origen

Coop57 inició su actividad en Catalunya a partir de la lucha de los trabajadores de la Editorial Bruguera para mantener sus puestos de trabajo. En 1986, en medio de una fuerte crisis industrial de la economía española, la conocida editorial Bruguera se declaró inviable y pasó a manos del Banco de Crédito Industrial. Después de intentos fallidos para reflotar la empresa, reconvertirla en cooperativa o buscar comprador, el banco decidió liquidar la empresa. A esto se acogieron la mayoría de sus 775 trabajadores que cansados del proceso, prefirieron liquidar sus contratos. Este no fue el caso de todos los trabajadores, algunos de los cuales siguieron, durante años, una lucha judicial y, en último término, moral para conseguir aquellas indemnizaciones que consideraban justas. Finalmente, en 1995, este grupo de trabajadores ganó el juicio por el que llevaban años luchando.

Bruguera en lucha!

Así, este grupo de antiguos trabajadores creó un fondo con parte de las indemnizaciones que recibieron por su despido para promover proyectos económicos que persiguiesen la creación de lugares de trabajo de calidad, especialmente aplicando modelos cooperativos.

Los inicios

El 19 de Junio de 199, con este fondo, se creó Coop57 bajo la fórmula jurídica de cooperativa de servicios financieros. En un inicio, su desarrollo estuvo muy vinculado con el cooperativismo de trabajo asociado, pero progresivamente fue ampliando su base social a otros tipos de entidades de la economía social y solidaria. Paralelamente, también fue creciendo su base de socios y socias colaboradores. 

La evolución hasta la actualidad

A partir de 2005,  Coop57 puso en práctica un modelo de crecimiento en red a raíz del interés que había despertado este experimento en otros territorios. Aquel año, una red de entidades de economía social y solidaria de Aragón y Coop57, conjuntamente, decidieron compartir el proyecto. La idea fue aprovechar el modelo, la estructura jurídica y la estructura técnica de Coop57, pero aplicando un modelo que permitiese que cada territorio se autogestionase. Ello dio lugar a la creación de Coop57 Aragón en base a un planteamiento de desarrollo en red.

De acuerdo con estos principios, posteriormente se constituyeron Coop57 Madrid (2006), Coop57 Andalucía (2008) y Coop57 Galiza (2009). En todos estos casos, la clave del éxito en la constitución de una sección territorial de Coop57 ha sido la existencia de una red de economía social y solidaria en el propio territorio capaz de gestionarla.